Blog

13 de abril de 2022

El síndrome ocular del braquicefálico

El síndrome ocular del braquicefálico es el nombre por el que se conoce al conjunto de características que presentan las razas de cara chata y que les predisponen a problemas oculares que pueden ser graves. 

Las razas braquicefálicas se caracterizan por tener la cabeza corta y la cara achatada (huesos nasales cortos), las cuencas oculares poco profundas y el paladar blando alargado.

Razas como el bulldog inglés o francés, el carlino, el bóxer, el shih tzu y el pekinés, entre otras, son algunas con mayor predisposición a estar afectadas por este síndrome. Conocer a qué está expuesto tu compañero y qué puedes hacer ante esto es muy importante para cuidar de su salud visual.

Principales características del síndrome ocular braquicefálico

Los perros de las razas nombradas presentan ciertas condiciones que aumentan las probabilidades de tener problemas oculares severos: 

  • Euriblefarón: el párpado es demasiado grande por lo que el globo queda muy expuesto y desprotegido. Al tener una abertura palpebral excesiva y los ojos muy salientes, los párpados no pueden cubrir toda la superficie ocular, por lo que parpadear no implica la protección total del ojo. Esta condición recibe el nombre de lagoftalmia. Muchos de estos animales duermen con los ojos entreabiertos.
  • Queratoconjuntivitis seca: llamada habitualmente ojo seco. Muchas de las razas braquicefálicas estaño predispuestas a una producción lagrimal reducida y de reducida calidad. 
  • Exoftalmia: debido a que la órbita ocular (copa de hueso donde se aloja el ojo)  es poco profunda, el ojo carece de la protección ante traumatismos frontales.
  • Hiposensibilidad corneal: la reducida sensibilidad corneal de estas razas hace que parpadeen con menor frecuencia y que parte de los parpadeos sean incompletos. Esto, junto a una reducida lagrimación, les predispone a la aparición de úlceras cornéales en la zona central del ojo.
  • El entropión medial (párpado enrollado hacia la córnea) y los pliegues cutáneos nasales tienden a provocar alteraciones corneales. 

Precauciones que tienes que tener con tu perro de morro chato

  • Establecer el diagnóstico preciso del estado ocular de tu perro braquicefálico es importante para establecer las mejores medidas de prevención. Este diagnóstico es importante realizarlo tanto durante el desarrollo como cachorro como una vez terminado el crecimiento.
  • Mantener los ojos limpios de secreciones evitará determinados problemas y nos permitirá detectar problemas en su inicio.
  • Es también conveniente el uso de lágrimas artificiales densas antes y durante los paseos por zonas con posibles causas de irritación: zonas con arena o polvo, zonas de matorrales, días de viento fuerte…
  • En caso de que nuestro perro presente molestias en los ojos, legañas frecuentes, ojos cerrados o cualquier síntoma ocular, es recomendable acudir a un oftalmólogo veterinario para realizar una revisión exaustiva.

En IVeM somos especialistas en cuidar de los ojos de tu mascota. Consúltanos sin compromiso.

Artículos relacionados

Copyright © Instituto Veterinario Mediterráneo. Todos los derechos reservados.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram